Claves para reducir la carga fiscal de tu negocio

Claves para reducir la carga fiscal de tu negocio

La última reforma tributaria nacional generó cambios en el Monotributo, en la tasa de Impuesto a las Ganancias y otras regulaciones. Siguiendo algunos consejos podés reducir la carga fiscal de tu negocio. La ley 27.430 incluye mecanismos para fomentar la inversión y desalentar el reparto de ganancias en las pymes, para que no afecten la administración de tu negocio debés tenerlos en cuenta.

Una de las herramientas más importantes con las que contás para reducir la carga fiscal de tu negocio son las deducciones.

El principal cambio que puede afectar a las pymes es la regulación del “dividendo presunto”, lo que busca gravar el uso de bienes o fondos de la empresa por parte de personas vinculadas. Es muy común que los dueños de negocios o comercios no tengan una división clara entre las finanzas personales y las de la empresa, es a esto a lo que apunta la ley.

Asignarte un sueldo y tener establecida esta diferencia entre tus recursos y los de tu comercio o negocio va a ser fundamental para evitar que con los cambios de la legislación la carga fiscal crezca. A partir de la modificación, el uso de bienes de la empresa presume una renta del 8% o del 20% del valor del bien, dependiendo del tipo del que se trate. Esto quiere decir que el uso de un activo genera a favor del beneficiario una renta presunta. Es posible deducirle los costos o gastos de mantenimiento, en caso de que esos sean iguales o mayores al precio por el uso que dispone la ley, no se aplicaría la tasa.

Es importante que lo tengas en cuenta para analizar tu caso y encontrar una opción de planificación para la contabilidad que te permita reducir la carga fiscal de tu negocio. Más allá de esta modificación, tenés que considerar el uso de las deducciones fiscales que permite el Impuesto a las Ganancias.

¿Cómo reducir la carga fiscal de mi negocio?

Existen dos tipos de deducciones del Impuesto a las Ganancias: las deducciones tradicionales para dueños y empleados en su impuesto personal, previstas por la ley del impuesto, y las deducciones para profesionales, empresarios y oficios en su impuesto personal.

En el caso de los dueños y empleados, los principales conceptos que pueden deducirse son: seguros, gastos de sepelio, personal doméstico, intereses hipotecarios, medicina prepaga, gastos médicos, donaciones y aportes a sociedades de garantía recíproca.

Para los profesionales, empresarios o personas dedicadas a algún oficio, los principales gastos que pueden deducir del Impuesto a las Ganancias son: amortizaciones y gastos de rodados, amortizaciones de los bienes dedicados a la actividad, pólizas de seguro, vestimenta, gastos bancarios, de movilidad, de comunicaciones, intereses financieros, congresos, conferencias y eventos.

Para poder deducir estos gastos, es necesario contar con la documentación de la operación y, si se trata de montos mayores a los mil pesos, el pago debe hacerse a través de transferencias bancarias, cheques o tarjeta de crédito. El pago con tarjeta de débito no se admite para deducciones fiscales.

Una de las herramientas más importantes con las que contás para reducir la carga fiscal de tu negocio son las deducciones. Si las aprovechás, vas a notar una importante diferencia a la hora de pagar tus impuestos.

IncreaseCard

 

En Increase podemos ayudarte a controlar y administrar tus ventas con tarjeta para potenciar el crecimiento de tu negocio. ¡Probá ahora IncreaseCard gratis por 7 días!

¡Sumate a los más de 20.000 comercios y empresas
que potencian sus negocios con nuestros contenidos!

¡Seguinos!

Suscribite al #BlogIncrease

¡Potenciemos juntos tu negocio!

Suscribite al #BlogIncrease

y todos los meses recibí los mejores contenidos.