¿Cómo armar una vidriera?

¿Cómo armar una vidriera?

Tu vidriera es la primera comunicación que establecés con tu cliente. Imaginalo así: una persona está caminando por la calle, posiblemente a un ritmo rápido, y se cruza con tu local. ¿Qué querés que vea?

La respuesta a esa pregunta te va a dar algunas pistas para poder armarla. Por eso, prestá atención a estos cinco puntos clave para que la vidriera logre su objetivo: ¡vender!

Antes de armar la vidriera, tomate un tiempo para pensar en qué es lo que estás ofreciendo. No se trata sólo de presentar tu producto sino de enfocarte en cuál es su valor diferencial.

1.- Definí tu vidriera de acuerdo al lugar

¿Dónde está ubicada?

Es importante tener en cuenta el contexto, dónde está tu local. Por ejemplo, si da directamente a la calle o si está dentro de una galería, si el lugar es céntrico o no.

De no estar fácilmente a la vista de las personas podés llamar la atención con algún aviso o cartel indicando, por ejemplo, que estás en un determinado local de una galería.

También, estimá la cantidad de gente que pasa habitualmente, en especial si estás cerca de transporte público o de lugares en los que se acumulen personas (puede ser para comer o donde hacer trámites).

2.- Elegí el mensaje

¿Qué es lo que querés comunicarle a tu cliente?

Antes de armar la vidriera, detenete a pensar en qué es lo que estás ofreciendo. No se trata simplemente de nombrar a tu producto sino de enfocarte en cuál es su valor diferencial, es decir, qué es lo que te destaca de los demás.

Podés saber más acerca de cómo diferenciarte de tu competencia respondiendo estas tres preguntas que te ayudarán a vender más.

Ese diferencial tiene que quedar bien explícito en tu vidriera. Por ejemplo, ¿tu producto es de mejor calidad que el de la competencia, tiene mayor confort  o un precio más conveniente? Lo que sea que te hayas propuesto tiene que reflejarse al público y a simple vista.

3.- Inspirate

¿Qué es lo que te gusta y lo que no de otras vidrieras? ¿Hay algo de todo eso que puedas adaptar a tu producto, a tu marca, al interés de tus clientes?

A la hora de ponerlo en acción, casi que no hay reglas. Podés contratar a un profesional o bien podés idear soluciones a muy bajo costo con simples detalles.

Tené en cuenta que en esto menos es más. No sobrecargues, que no se vea desordenada. Todo lo que pongas en la vidriera tiene que tener una función.

4.-  Pensá dónde vas a ubicar el foco de atención

¿Qué es lo primero que querés que vea tu cliente? Ese tiene que ser el foco.

Una vez que tenés definido tu mensaje (el valor diferencial), elegí dónde ponés el punto de interés y llevá las miradas ahí.

A veces bastará con un objeto que se destaque del resto o con un esquema de iluminación. Allí será donde tu cliente mire por primera vez. Y a partir de ahí lo vas a seguir guiando.

5.- Contá el resto de la historia

¿Qué querés que haga el cliente una vez que llegó a la vidriera?

Ahora que tenés a tu cliente en el foco de atención, buscá que reciba tu mensaje, que entienda qué querés contarle y que lo asocie con la solución a lo que está buscando.

Si querés saber más acerca de qué contar, leé esta nota. 

Recordá que cada uno de estos 5 puntos clave tienen que estar alineados con tu identidad de marca, la vidriera va a ser uno de los medios que ayuden a que tu cliente la reconozca.

IncreaseCard

En Increase podemos ayudarte a controlar y administrar tus ventas con tarjeta para potenciar el crecimiento de tu negocio. ¡Probá ahora IncreaseCard gratis por 7 días!

¡Sumate a los más de 20.000 comercios y empresas
que potencian sus negocios con nuestros contenidos!

Vos vendés,
nosotros nos ocupamos del resto ;-)

¡Probá ahora 7 días gratis!

¡Seguinos!

Suscribite al #BlogIncrease

¡Potenciemos juntos tu negocio!

Suscribite al #BlogIncrease

y todos los meses recibí los mejores contenidos.